Saltar al contenido Saltar a la navegación Información de contacto Buscar

El Gobierno Central estudia controlar la «hucha» de los ayuntamientos

Malestar entre los ayuntamientos porque el Gobierno Central ha propuesto tomar el control del remanente municipal -su ahorro que llevan años sin poder emplear desde la conocida como «ley Montoro»- como caja única para hacer frente a la crisis económica y social causada el coronavirus.

Una «hucha» con mucho fondo que ha abierto una pugna entre el Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias por el control de los 28.000 millones del fondo municipal conjunto que han ahorrado en los últimos años los consistorios españoles y que todos tienen claro que se deben poder gastar para hacer frente a la crisis económica y social provocada por el coronavirus.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, detalló hace unos días en comisión de Hacienda que ofrecerá una «propuesta acordada» con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para que el superávit se destine a «políticas prioritarias» contra el coronavirus. La Moncloa aún no ha decidido si lo podrán gastar y gestionar directamente los ayuntamientos y se barajan también opciones alternativas como un fondo para las comunidades o un depósito en el Banco de España para que el Estado pueda disponer de ese dinero.

Una disputa que se une al malestar por la propuesta de desescalada por provincias que no gusta a muchas autonomías, entre ellas Aragón, que reclaman que se realice por áreas sanitarias o incluso por zonas básicas de salud en el caso de nuestra comunidad.

Piden usar sus ahorros

Los consistorios aragoneses llevan desde la etapa de Mariano Rajoy, a raíz de la regla de gasto de Montoro, sin poder tocar el superávit de cada año. Es decir, sus ahorros anuales, precisamente lo que ahora el Gobierno quiere emplear. En la última anualidad, 2019, los ayuntamientos españoles sumaron un superávit de 3.800 millones de euros a los que se suman los cerca de 28.000 millones de euros en remanentes positivos acumulados, de los que solo se les permite usar 10.000 millones de euros. En el caso de Aragón son en el caso de Aragón son 700 los millones retenidos a los ayuntamientos e incluso el presidente Javier Lambán solicitó a Pedro Sánchez en alguna conferencia de presidentes que se puedan emplear.

La propuesta de Montero se conoce de forma oficiosa pero no oficial en Aragón. El vicepresidente de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP) y alcalde de Ariño, Joaquín Noé, asegura que no tienen ninguna comunicación oficial pero de ser así sería una «mala noticia». «Precisamente lo que pedimos los ayuntamientos es que desbloqueen todo nuestro remanente, ahora solo nos permiten emplear el 20%, ya que es dinero que nosotros hemos ahorrado», explica Noé.

Otro alcalde de pequeño municipio, el de Castelserás, también califica la medida de «equivocada». «Esos superávits existen por la buena gestión de los alcaldes de uno y otro signo político y que ahora vengan señores cuya gestión ha sido puesta en tela de juicio a echar mano de ese remanente que pertenece a nuestros vecinos y a nuestros municipios me parece francamente mal», asegura Óscar Soriano, quien lo califica como «una especie de atraco a mano armada hacia la autonomía municipal» y recuerda que en su caso paralizó la adquisición de pruebas PCR para detectar el coronavirus por una orden estatal al tratarse de una competencia «impropia».

Fuente: La Comarca