Saltar al contenido Saltar a la navegación Información de contacto Buscar

Villar Mir pone a la venta sus cinco centrales en Aragón con la oposición de Podemos

La familia quiere desprenderse de los activos de Ferroglobe en Huesca, cuya desinversión, acordada con Brookfiel, fue paralizada el pasado año por problemas políticos

La familia Villar Mir prosigue con su proceso de ‘achatarramiento’, como se conoce en el mundo financiero a la venta constante de activos para reducir las abultadas deudas. Según han confirmado fuentes financieras, Ferroglobe, la filial del Grupo Villar Mir cotizada en el Nasdaq estadounidense, ha encargado a Natixis la venta de sus cinco centrales hidroeléctricas situadas en Aragón.Una operación que ha provocado la protesta de los sindicatos y del partido de Pablo Iglesias, Unidos Podemos.

La desinversión se ha puesto otra vez en marcha después de que el año pasado Ferroblobe, la división metalúrgica del 'holding' de los Villar Mir, hubiese alcanzado un acuerdo con el fondo canadiense Brookfield para vender las 12 centrales que tiene en España por 225 millones de euros. Sin embargo, la Xunta de Galicia echó abajo la transacción, ya que para la firma se necesitaba la autorización de la Entidad Pública Empresarial Augas de Galicia, el administrador hidráulico de la comunidad autónoma presidida por Alberto Núñez Feijóo.

Pese a los intentos posteriores de Javier López Madrid, presidente ejecutivo de Ferroglobe y yerno de Juan Miguel Villar Mir, de convencer al Ejecutivo gallego del Partido Popular con la puesta en marcha de un plan de inversiones para las fábricas de ferroaleación de Cee y Dumbría, lo cierto es que Núñez Feijóo se ha negado en redondo a permitir la venta de las siete plantas situadas en los ríos Xallas y Grande, en la comarca de Fisterra.

Ante este portazo gubernamental, Ferroglobe ha optado por poner a la venta exclusivamente las cinco centrales hidráulicas de Aragón, localizadas en Monzón (Huesca), heredadas de la histórica Hidro Nitro. La operación está siendo coordinada por Natixis, un banco especializado en el sector energético y de infraestructuras, que recientemente lideró la desinversión de Cinven en Ufinet por más de 2.100 millones de euros. Según distintas fuentes, la desinversión de los activos de la familia Villar Mir oscilará entre los 80 y los 120 millones.

No obstante, como pasó en Galicia, Ferroglobe se va a encontrar aquí con la oposición política. En concreto, con la plataforma Alto Aragón en Común, liderada por el diputado en las cortes Jorge Luis Bail, de Unidos Podemos. Bail ya pidió explicaciones a principios de 2017 a los empresarios madrileños por la venta —finalmente frustrada—, exigiéndoles un plan de inversiones para garantizar el empleo de los 200 trabajadores. Además, acusó a los Villar Mir de tener una actitud “irresponsable” y “especulativa”.

La plataforma ha denunciado el intento de debilitar la fábrica poniendo en venta parte de sus activos, por lo que pide a Ferroglobe un plan de futuro en vez de especular con la venta de las centrales después de haberse beneficiado de las mismas durante 75 años. Bail se ha comprometido con los trabajadores a luchar por la defensa del empleo y de sus derechos y condiciones laborales, por un lado, y con el Alto Aragón, territorio que, consideran, debe verse beneficiado en los casos de concesiones de bienes comunes, como son los caudales hídricos.

Saneamiento completado

Esta operación sigue a la venta del 12% de OHL, realizada a principios de junio, que culminó un proceso de saneamiento cuya piedra angular ha sido el traspaso del negocio de concesiones al fondo australiano por 2.235 millones. Gracias a este plan de enajenaciones, que también incluye la parte parcial del complejo de lujo de CanalejasGrupo Villar Mir (GVM) ha conseguido situar su deuda financiera neta consolidada en algo menos de 500 millones de euros, apenas una décima parte de lo que arrastraba a finales de 2016.

No obstante, estos ajustes también han tenido impacto en los activos totales consolidados, los cuales se situaron en 15.634 millones al cierre de 2017, cifra un 7,4% inferior a los 16.896 millones de un año antes, y un 24,5% menor que los 20.725 millones de 2015, ejercicio en el que GVM todavía contabilizaba importantes participaciones en Inmobiliaria Colonial y Abertis.

Fuente: El Confidencial